viernes, 28 de enero de 2011

Un listado

¿Quieren una novela histórica? Recomendaría, de Eco, la citada “El nombre de la rosa”, de Víctor Hugo “El 93”, de Tolstoi “Guerra y paz”, de Carpentier “El siglo de las luces”.

¿Quieren una novela donde los personajes y las situaciones de entremezclen y se relacionen hasta formar un tapiz deslumbrante, con maestría inolvidable? Pues lean “Los miserables” de Hugo, que recomiendo de todo corazón.

¿Quieren una novela repleta de ansias de asesinar, de escrúpulos religiosos y de seres angélicos o infernales? Allí tienen “Los hermanos Karamazov” de Dostoievsky.

¿Quieren una epopeya conmovedora y a la vez brutal, una exposición descarnada de la condición humana? Consigan “Hijo de hombre” de Roa Bastos y estremézcanse.

La buena literatura, o sea la Literatura a secas, es por fortuna abundante y está a disposición de cualquier lector mínimamente sensible. Quien toma cualquier página de estas la lee y no queda igual después, no se limita a pensar que ha leído un libro que le gustó o lo impresionó, sino que nunca más pensará como antes: algo habrá mutado en su alma, se habrá acercado a los misterios de la vida real a través de los misterios de la ficción.

(Leído en un comentario de Buscayleelibros)